martes, noviembre 15, 2005

El caso Meyer

imagen, Pedro Meyer

Junto a su editorial de noviembre para ZoneZero, Pedro Meyer lanza una campaña contra la Trienal de Fotografía de Seúl. En su campaña los acusa de querer censurar sus fotos. En ella publica también varios e-mails correspondientes a sus intercambios epistolares con el director del evento Lim Young. La campaña tiene como objeto recolectar voces contra la Trienal. Un mail dirigido a los organizadores se encuentra al alcance de un botón con el sujeto prescrito: "Censorship" (censura).

En resumen, al menos por lo que se entiende en estos intercambios escritos, Pedro Meyer fue invitado a participar a la Trienal en base a una serie de fotos en lenguaje documental. Faltando poco para que esta tuviera lugar Pedro cambió estas por otra serie de imágenes altamente "photoshopiadas", lo cual le llevó en definitiva a quedar excluido de la muestra donde están invitados: Martin Parr, Paul Seawright, Michael Wesely, Stephane Couturier, Sebastiao Salgado, Reagan Louie, Konstantinos Kissas, Chester Higgins Jr, Soon Chul, David Byun y Pedro Meyer.

El objeto declarado de la segunda Trienal de Fotografía de Seúl es: "la celebración de la realización de temas contemporáneos a través de la fotografía, basándose en imágenes directas". El tema para esta Trienal es: "Trans, Tránsito, Transición". La decisión de los organizadores de no aceptar las fotos manipuladas de Pedro Meyer se basa en que la nueva serie no "armoniza" con las de los otros fotógrafos invitados, lo cual es comprensible ya que su "sintaxis" es completamente diferente. Esto sin considerar que el curador invitó a Pedro Meyer en base a una serie de fotos que este cambió a última hora y sin permiso.

Sin embargo Pedro Meyer, quien parece muy orgulloso de esta nueva serie de imágenes que han perdido toda traza de sintaxis óptica, insiste en que sean expuestas, aludiendo a su naturaleza cambiante, suerte de "tránsito" de lo análogo a lo digital, con lo que encajaría en el tema de la Trienal.

Donde toma el asunto color de hormiga, es cuando Pedro, no satisfecho con argumentar su posición, amenaza a los organizadores con hacerles una campaña mundial en contra si no le aceptan la nueva serie. He aquí como lo expone:

"... si censuras mi obra en la participación de la Trienal, no me dejan otra opción que informar al resto del mundo lo que le ha sucedido a mi obra. No puedo pensar que esto sea lo que realmente quieras. En esencia el debate apenas ha comenzado cuando están ustedes contemplando la posibilidad de imponer la censura. Así lo que comenzó en un genuino deseo de hacer la presentación con mis mejores esfuerzos para su Trienal, lo están convirtiendo en algo que no había previsto, y eso es la confrontación. Por favor reconsideren su posición, por el bien de sus intereses..."

Ya que el trabajo del curador consiste justamente en decidir que obras componen la exposición, es su prerrogativa el rechazar un participante que está faltando a la propuesta inicial, puesto que su objetivo no es otro que el de armonizar las diferentes ponencias para lograr una exhibición coherente. Por otra parte, no creo en ningún caso que la amenaza sea el método correcto para exponer obras ni para originar un debate, pues aunque las obras o el tema sean válidos, se auto descalifica el autor al teñir su exigencia de un aroma gangsteril que flaco favor hace a si mismo y de paso a la cultura latinoamericana.

He pensado que una forma de corregir este hecho es enviar el "mail" que propone Pedro Meyer, expresando lo que uno realmente piensa en lugar de su texto preformateado.

En un futuro post trataré este tema, de interés para todos los fotógrafos que se encuentran en la encrucijada entre la foto análoga y la digital.

5 Comments:

Blogger Geri K said...

bueno, concuerdo con que la actitud de Pedro Meyer no corresponde, pues cambió las reglas del juego a último minuto. La fotografía que usas para ilustrar este post es prácticamente una pintura. Ahí él está usando una o varias fotos para producir una pintura digital, y lo que más me impresiona es que el manejo de Photoshop es super básico, da la impresión de que estuviera recién descubriendo lo pinceles y las herramientas...un consejo para los que usen Photoshop en sus fotos es que no dejen que la gula de los efectos los domine, porque al final la imagen se transforma en un mostrario de herramientas y el sentido de la imagen relegado a la puerta trasera.

noviembre 15, 2005  
Blogger Geri K said...

(yo de nuevo, lo siento!:P)

cito a don Pedro en su editorial: "El Pictorialismo es el término que se emplea para describir imágenes que enfatizan la calidad artística de la fotografía por sobre la escena que retrata. El objetivo principal de este movimiento fue llevar a la fotografía al reino de las Bellas Artes"
Cielos! por aquí todavía piensan que la pintura es el único gran arte y que es lo que hay que alcanzar como sea...según mi punto de vista, es precisamente en la escena que uno es capaz de construir donde radica el sentido artístico de la imagen. Mejor que asuma que es un pintor electrónico, no creen?

noviembre 15, 2005  
Blogger doifel said...

Como dices, estas imágenes más bien parecen un ejemplo, de lo que el abuso de Photoshop puede causar en algunas personas!

En cuanto al arte ... tomar los pinceles, así sean electrónicos, seguramente no garantiza que lo que uno está haciendo lo sea ...

El Pictorialismo pasó a la historia como algo siutico que no sabía reflejar su tiempo. Lo curioso es que tuvo lugar exactamente hace 100 años, en el tránsito entre los dos siglos. Dicen que solo el ser humano cae dos veces en la misma trampa !

noviembre 15, 2005  
Blogger doifel said...

Yo de nuevo, también!
Dudo además que algún artista, tome los pinceles para pintar eso!

noviembre 15, 2005  
Blogger FoTomas said...

interesante articulo doifel....
saludos

noviembre 20, 2005  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home